Preguntas Frecuentes sobre la FATCA

¿Qué es la FATCA?

La Ley de cumplimiento fiscal de cuentas extranjeras (FACTA, por sus siglas en inglés) fue promulgada por el Congreso de EE. UU. bajo la Ley HIRE en 2010 para reforzar el cumplimiento tributario de los estadounidenses. Para lograrlo, la FATCA exige a entidades financieras extranjeras que reporten al IRS la identidad de sus titulares de cuenta en EE. UU. y aplica a entidades extranjeras que no cumplan un nuevo impuesto de retención en la fuente estadounidense. En resumen, la FATCA requiere que las “instituciones financieras extranjeras” (“FFI”) reporten al IRS quiénes son sus titulares de cuenta en EE. UU. y exige también que las “entidades extranjeras no financieras” (“NFFE”) divulguen al IRS los propietarios significativos en EE. UU. Esta regulación entró en vigencia el 1 de julio del 2014.

¿Cómo funciona?

Aunque el principal objetivo de la FATCA es la presentación de informes, la multa por incumplimiento requiere que un pagador (que puede ser un agente de retención de EE. UU.) de ganancias brutas e ingresos provenientes de EE. UU. retenga el 30% de los pagos hechos a entidades extranjeras que no certifiquen su cumplimiento con la FATCA. Para evitar dicho impuesto, las FFI deben celebrar acuerdos con el IRS para compartir la identidad de titulares de activos y cuentas de EE. UU. Otras NFFE afectadas que no deseen pagar el impuesto deberán proporcionar información sobre cualquiera de sus propietarios en EE. UU.

¿Qué cambiará?

La FATCA exige que los bancos de EE. UU. mejoren la información que recopilan sobre entidades extranjeras no financieras (NFFE) y sobre las FFI. No proveer información satisfactoria resultará en la aplicación de un impuesto de retención del 30% sobre los pagos de ingresos fijos, determinables, anuales o periódicos (FDAP) que provengan de EE. UU. Entre los ejemplos de ingresos FDAP se encuentran los siguientes: pago de intereses, dividendos, alquileres, sueldos, salarios, primas, anualidades, compensaciones, remuneraciones, honorarios y otras ganancias o ingresos fijos, determinables, anuales o periódicos. Además, la agencia tributaria de EE. UU. (IRS) emitió nuevos formularios fiscales; entre los más destacados están el Formulario W-8BEN y el Formulario W-8BEN-E. Los titulares de cuenta deberán usar estos nuevos formularios para confirmar con su proveedor de servicios financieros su situación con respecto a la FATCA.

¿Qué información se comparte?

La implementación del acuerdo intergubernamental modelo 1A (IGA) tiene como resultado el intercambio de información entre EE. UU. y el país socio que se haya inscrito en el IGA. Se le exige a las FFI que se encuentren dentro de dicha jurisdicción asociada que informen sobre los titulares de cuenta de EE. UU. a la autoridad fiscal del país socio, el cual intercambiará dicha información con el IRS. A cambio, el IRS aceptó proporcionar al país asociado información sobre ciertas “cuentas reportables” en instituciones financieras de EE. UU. que estén a nombre de titulares de cuenta que residan en el país socio.

Próximos pasos

Brickell Bank sigue cumpliendo con todas las leyes y regulaciones aplicables a sus actividades comerciales en Estados Unidos, y ha implementado políticas y procedimientos para cumplir con los requisitos de la FATCA. Para asegurarse de que cumple con la FATCA, debe consultar a su asesor fiscal, quien le ayudará a entender su situación tirbutaria y determinar las medidas que debe tomar para regularizar su situación personal. Para más información, consultar el sitio web U.S. Internal Revenue Service [Servicio de Rentas Internas de EE. UU.].